Ley 21.645 de conciliación de la vida personal, familiar y laboral

Ley de Conciliación

¿A quién beneficia?

A trabajadoras y trabajadores que tienen personas a su cuidado, específicamente:

  • Cuidado personal de un niño o niña menor de catorce años
  • Cuidado de una persona con discapacidad o en situación de dependencia severa o moderada, no importando la edad de quien se cuida, sin recibir remuneración o pago por dicha actividad.

¿Qué derechos reconoce?

  • A quienes tienen cuidado personal de niños o niñas menores de 14 años o adolescentes menores de 18 años con discapacidad o en situación de dependencia severa o moderada:
    • Derecho preferente en el uso del feriado legal en periodo de vacaciones definidas por el Ministerio de Educación, por sobre trabajadores que no están en esa situación.
    • Derecho a modificar transitoriamente los turnos o distribución de la jornada en periodo de vacaciones definitivo por el ministerio de educación.
  • A quienes tienen el cuidado personal de un niño o niña menor de catorce años, o el cuidado de una persona con discapacidad o en situación de dependencia severa o moderada, no importando la edad de quien se cuida, sin recibir remuneración por dicha actividad:
    • Que todo o parte de su jornada sea realizado mediante trabajo a distancia o teletrabajo, mientras sus funciones lo permitan.

¿Qué es la Ley 21.645?

Esta es una ley que busca contribuir al bienestar de las familias y a la superación de las desigualdades que existen entre hombres y mujeres en el alcance de una vida plena, a través del establecimiento de una serie de innovaciones normativas que favorecen la conciliación trabajo-familia y que promueven la corresponsabilidad en la distribución de las tareas domésticas y de cuidado.

Entre sus componentes más importantes, en primer lugar, esta ley pone en valor a los cuidados, reconociéndolos como un trabajo. Y, en segundo lugar, entrega una serie de derechos para personas trabajadoras que ejercen labores de cuidado no remunerado.

¿Qué es la conciliación?

Conciliar la vida personal, familiar y laboral es un derecho social y una condición fundamental para garantizar la igualdad entre mujeres y hombres.


Las políticas de conciliación de la vida personal, familiar y laboral buscan generar condiciones que permitan a todas las personas equilibrar su vida personal, familiar y laboral, cumpliendo con las responsabilidades vinculadas a esas esferas de la vida, mediante una distribución equilibrada entre los tiempos que deben dedicarse a cada uno de estos tres aspectos. Este tipo de políticas benefician especialmente a las mujeres, sobre quienes recae mayormente la carga de cuidados y responsabilidades domésticas.

¿Qué es la corresponsabilidad?

Tradicionalmente, el trabajo doméstico y del cuidado se ha considerado como algo propio de las mujeres, lo que se ha traducido en que han sido históricamente ellas las que se han hecho principalmente cargo de esta labor. Dados los esfuerzos, exigencias y dedicación que requieren los cuidados, para las mujeres se ha hecho particularmente difícil la compatibilización de estas responsabilidades con otras áreas también centrales en la vida de toda persona, como lo son el espacio personal y el trabajo remunerado, limitando sus posibilidades de alcanzar la autonomía económica.


La corresponsabilidad o el reparto de responsabilidades es la distribución equilibrada dentro del hogar de las tareas domésticas, su organización y el cuidado, la educación y el afecto de personas dependientes, con el fin de distribuir justamente los tiempos de vida de mujeres y hombres. Es compartir en igualdad no sólo las tareas domésticas sino también las responsabilidades familiares.


Para avanzar en la igualdad entre hombres y mujeres es necesario, entre otros, impulsar legislaciones laborales que reconozcan las labores de cuidado como una responsabilidad de padres y madres, de hombres y mujeres. La ley de conciliación es, entonces, una normativa que promueve la corresponsabilidad, ya que establece como titulares de los derechos tanto a madres como a padres trabajadores, quienes podrán hacer ejercicio de ellos de forma conjunta o separadamente.