Imagen del Ministeirio del del trabajo y previsión social

Menú Principal
23 de Agosto de 2022

Presidente Gabriel Boric sobre proyecto 40 Horas: “Apunta al buen vivir y no me cabe duda que estas mejoras son medios para acercarnos a un Chile más justo e inclusivo”

  • El Mandatario, junto a las ministras del Trabajo y Previsión Social, Jeannette Jara, y vocera de Gobierno, Camila Vallejo, anunciaron las indicaciones realizadas al proyecto de ley que modifica el Código del Trabajo para reducir la jornada laboral a 40 horas.

El Presidente de la República, Gabriel Boric, junto a las ministras del Trabajo, Jeannette Jara, el subsecretario del Trabajo, Giorgio Boccardo, y la vocera de Gobierno, Camila Vallejo, anunciaron esta mañana el ingreso de indicaciones al proyecto que reduce la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales.

En la actividad, realizada en el Patio de los Naranjos de La Moneda, las autoridades del Ejecutivo detallaron tales indicaciones, la gradualidad de su implementación e informaron de la suma urgencia que se le dará al proyecto.

El Mandatario recordó que este tipo de proyectos en ocasiones generan reticencia, aludiendo a la historia reciente: “Cuando el Presidente Lagos, hace cerca de 15 años, rebajó la jornada de 48 a 45 horas también hubo voces que se opusieron y pronosticaron males importantes para la economía”. Agregó que “hoy día pasa algo parecido. Sin embargo, se ha ido generando una transversalidad que me parece tremendamente destacable”.

El Presidente añadió que “por eso es valorable la composición de quienes están hoy día acá presentes: el Gobierno, el Parlamento con los presidentes y presidentas de las Comisiones de Trabajo de ambas Cámaras, de Gobierno y de Oposición, Pymes que han decidido avanzar por su cuenta antes de la ley, trabajadores y trabajadoras, organizaciones, centrales sindicales, los representantes de las grandes empresas también que muchos de ellos también se han sumado previamente a esto”.

“Confío plenamente en que los parlamentarios y parlamentarias van a tramitar este proyecto con la celeridad que merecen las familias chilenas. Este es un proyecto profamilia, es un proyecto que apunta al buen vivir y no me cabe ninguna duda que estas mejoras son medios indispensables para acercarnos a un nuevo Chile que sea más justo e inclusivo”, finalizó el Jefe de Estado.

La ministra del Trabajo y Previsión Social, Jeannette Jara, manifestó en su discurso que “hoy es un día de gran esperanza para el mundo del trabajo y, me atrevería a decir, para el conjunto de la sociedad chilena. La reducción de la jornada laboral a 40 horas es una garantía para el despliegue de una vida más plena y constituye un anhelo muy preciado para las personas, sus familias y el conjunto del tejido social”.

El proyecto al cual se le ingresaron indicaciones fue presentado al Congreso en 2017 por la diputada Karol Cariola y la ahora ministra vocera de Gobierno, Camila Vallejo. Si bien fue aprobado en la Cámara de Diputados, no ha registrado avance en el Senado.

Las indicaciones ingresadas por el Ejecutivo tuvieron como insumos los aportes recogidos en las Mesas Técnicas convocadas por el Ministerio del Trabajo y Previsión Social. Estas tuvieron 26 sesiones a lo largo de todo el país, en las que participaron 203 organizaciones de trabajadores, como la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), de empleadores grandes y pequeños, como la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), Convergencia Pymes, Conupia, Propyme y Conapyme, entre otras. También, de universidades, técnicos y centros de investigación.

Sobre las indicaciones

La ministra Jara detalló que las indicaciones buscan reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales sin distinción por tamaño de empresa y protegiendo el empleo. Por esto, la medida se implementará en un plazo de cinco años. Al primer año de entrada en vigencia de la ley, la jornada será de 44 horas semanales; luego, al tercer año, bajará a 42 horas; y al quinto año, a 40 horas.

Las indicaciones, además, profundizan de manera integral la propuesta original de reducción de la jornada ordinaria del artículo 22 del Código del Trabajo, considerando otras regulaciones contempladas en este.

Se incorporan modificaciones a la regulación sobre exclusión de la limitación de jornada, jornada parcial y jornadas excepcionales. Así, la disminución de jornada laboral extiende sus efectos directos a más de 4 millones de trabajadoras y trabajadores.

También hay indicaciones que apuntan a generar descanso efectivo y a medidas de corresponsabilidad. Sobre la primera, se orienta a casos específicos donde no sea posible materializar una disminución efectiva de horas de la jornada, se generarán mecanismos de compensación, como días libres.

En el caso del segundo punto, la reducción de horas de trabajo debe ir acompañada de medidas de corresponsabilidad social, que enfrenten la desigual repartición de las tareas de cuidados y del trabajo no remunerado, el que recae principalmente en las mujeres.

Al respecto, la ministra Jara destacó que “en el proyecto, además de la reducción de la jornada laboral, incorporamos mecanismos muy concretos que permiten una conciliación constructiva de intereses, que son diversos pero complementarios e impactan la esencia de nuestra vida. Estos mecanismos son: primero: el establecimiento de bandas horarias de ingreso y salida de las empresas, para otorgar un derecho a los padres y madres cuidadoras; segundo: la compensación de trabajo extraordinario por días de feriado adicional para atender aspectos de cuidado; y, tercero: a través de la organización sindical, la compensación de trabajo extraordinario por días de libre disposición”.

Agregó que “esto es fundamental: este diseño nos va a permitir avanzar en mayor corresponsabilidad y en un enfoque social de los cuidados, lo que nos causa una profunda satisfacción, ya que empalma con uno de los grandes desafíos que enfrentamos, cual es constituirnos en un país donde prime una igualdad sustantiva entre hombres y mujeres”.

Finalmente, se incorporan los avances tecnológicos vigentes en la regulación del registro de asistencia y control de jornada, además de mecanismos que permitan adaptar las condiciones laborales a las necesidades personales y familiares de las y los trabajadores. Estos mecanismos apuntan, además, a dar prioridad a las personas cuidadoras, otorgándoles mayor soberanía sobre sus tiempos de trabajo y cuidado.